2 opciones para una opción gratuita de música fitness: ¿cuál es la opción más segura?

v

La música fitness es ideal para los entrenamientos para bajar de peso. La mayoría de los expertos en acondicionamiento físico recomiendan que escuche canciones que sean para el acondicionamiento físico o para salir a correr o caminar. Sin embargo, la música fitness también puede ser buena para quemar grasa. La música es la herramienta más poderosa para motivarlo a hacer ejercicio. Siga leyendo para obtener más información sobre la música fitness y cómo puede ayudarlo a quemar grasa.

Fitness Music List

La lista de reproducción perfecta para música fitness incluiría algunas de las mejores canciones alegres y llenas de energía que pueden hacerte bailar y hacer tapping. Si no puede encontrar ninguno en su propia colección de música, puede consultar algunos de ellos con un proveedor de música con licencia.

La música con licencia es una excelente opción porque es más auténtica y suena mejor que las selecciones que probablemente descargó de la radio. Fit Song es probablemente la canción ideal que quizás quieras tocar durante tu período de entrenamiento más duro sin tener que correr a través de tu propia biblioteca de música. Para descargar la canción en forma, simplemente elija la canción de la biblioteca de música con licencia.

BPM: el tiempo de la selección de música debe coincidir con su propio tempo de ejercicio y respiración. Por ejemplo, si está ejecutando, debe escuchar música con un tempo más rápido. Algunas clases de acondicionamiento físico como el kick boxing tendrán un ritmo específico para cada participante individual.

Lo mejor sería familiarizarse con la selección de música antes de unirse a las clases. Esto evitará tener que pedir a sus compañeros participantes que ajusten sus configuraciones de BPM ya que el instructor no está seguro de la suya.

Licencia: si usa música sin una licencia, tenga en cuenta las leyes de derechos de autor. Es posible que algunos instructores no le permitan usar la música sin su permiso, especialmente si está practicando sin la supervisión de ellos.

Sin embargo, algunos instructores de acondicionamiento físico saben que algunas personas que son nuevas en las clases de acondicionamiento físico pueden no tener la paciencia para escuchar música sin voces explícitas. En este caso, es posible que deba escuchar y hacer lo suyo mientras es guiado por el instructor. También puede discutir el uso de la música con su instructor de antemano.

Control: las licencias para Power Music son más fáciles de obtener que las licencias para otra música. Si desea practicar su oficio en clase, sería perfecto obtener una licencia para este tipo de pistas. Sin embargo, a algunos instructores no les importaría verte practicar sin una licencia, especialmente si estás empezando. Recuerde, todavía hay algunos amantes de la música poderosa que se sentirán ofendidos por cualquier cosa que no sea de su gusto.

Control

La concesión de licencias no es solo para determinadas selecciones de música. Hay otras consideraciones relacionadas con los servicios de transmisión de música. Por ejemplo, hay algunos centros de fitness que requieren una licencia actualizada antes de que las personas puedan reproducir música en sus centros. Otros gimnasios tienen restricciones sobre el tipo de público al que se puede animar a asistir a determinadas clases.

Algunos establecimientos simplemente no permiten que los clientes traigan dispositivos personales como teléfonos móviles o PDA a sus centros. Lo mejor sería verificar primero antes de enviar su solicitud de licencia.

Descuido de la ley

Esta es quizás la última razón por la que algunas personas tienen problemas cuando intentan hacer ejercicio y entrenar en los gimnasios. A algunos se les ha otorgado una licencia de actuación pública, mientras que a otros se les ha pedido que soliciten una licencia especial a las autoridades.

Algunos gimnasios exigen que un participante de la clase de gimnasia presente una copia de su certificado de nacimiento antes de poder inscribirse en sus clases. En algunos gimnasios, los instructores de fitness y sus estudiantes deben presentar sus licencias u otros documentos antes de poder continuar con sus sesiones de entrenamiento.