Equilibrio, ejercicios para mejorar nuestra vida

Cuando la gente habla sobre la condición física y el bienestar, a menudo habla de mejorar la resistencia, aumentar la masa muscular o mantener un peso ideal. Muy frecuentemente una parte muy importante que es parte de nuestras habilidades de movimiento, el equilibrio, se pasa por alto.

El equilibrio es lo que nos mantiene arraigados al suelo, literalmente, mientras movemos cada parte de nuestro cuerpo excepto la que está apoyada en el suelo.

¿Por qué es importante el equilibrio?

El equilibrio, por definición, es el mecanismo que nos permite organizar nuestro movimiento en relación con la acción de las fuerzas externas sobre nuestro cuerpo, incluida la fuerza de gravedad. El cuerpo necesita equilibrio para funcionar de manera eficiente. El equilibrio está determinado por varios órganos de control, que nos permiten hacer ajustes si corremos el riesgo de caer o de perder en general un equilibrio estable y seguro.

El equilibrio corporal adecuado conduce a un mejor movimiento y a un menor riesgo de lesiones y traumatismos. A la luz de esto, sobre todo si se está envejeciendo y el riesgo de traumas potencialmente dañinos aumenta, es esencial dedicar varios minutos de entrenamiento también a este aspecto, que a menudo damos por sentado, pero que en realidad está en la base de todos los movimientos que expresamos cada día.

El equilibrio es un mecanismo delicado y complejo que puede deteriorarse por varias razones. En primer lugar, la orientación espacial está influenciada por los receptores de tus ojos, pies y oídos. Y, para permanecer constante, también necesitas una adecuada fuerza muscular y tiempo de reacción. Si algún elemento de este sistema no funciona correctamente, puede perder el equilibrio. Por eso, las infecciones de la vista o del oído también pueden afectar a su equilibrio y estabilidad. Además, ciertos medicamentos como los antidepresivos o los analgésicos que alteran esos mismos receptores pueden causar problemas de equilibrio.

TE PUEDE INTERESAR  Push Up: un ejercicio y mil aplicaciones

Formas sencillas de mantener el equilibrio

El mal equilibrio puede afectar seriamente a su capacidad de movimiento, pero como hemos mencionado, el ejercicio regular que incluye el fortalecimiento de este aspecto puede mejorar las cosas.
Las siguientes actividades, en particular, te ayudan a mantener un buen equilibrio:

  • Artes marciales, incluyendo el Tai Chi y el Kung Fu: Esta práctica implica movimientos lentos y de bajo impacto realizados en secuencia. Ayuda a mantener un excelente equilibrio debido a los movimientos que se realizan a menudo en una pierna. Esto se vuelve óptimo como trabajo de mantenimiento para aquellos que ya tienen una buena base.
  • Yoga y Pilates: El yoga y el pilates, dos actividades extremadamente diferentes, tienen un excelente punto de encuentro, que es que son excelentes para desarrollar el equilibrio, la fuerza y la flexibilidad. Cada posición asumida durante estos ejercicios puede aportar grandes beneficios funcionales incluso en las actividades cotidianas, trabajando principalmente el cuerpo libre y con posturas mantenidas durante un tiempo más o menos prolongado.

Ejercicios para mejorar el equilibrio

El entrenamiento del equilibrio suele pasarse por alto, aunque debería ser un elemento clave de cualquier entrenamiento físico, junto con el entrenamiento de fuerza y el cuidado de la movilidad de las articulaciones. Si hace ejercicio con regularidad, probablemente ya esté trabajando en su equilibrio sin siquiera saberlo, especialmente cuando realiza ejercicios que implican estar de pie con pesas o mancuernas en las manos. Sin embargo, hay algunos ejercicios que apuntan más a sus habilidades de equilibrio que otros. Se trata de ejercicios que a menudo se realizan en cuerpo libre y que implican una postura monopodal (sobre un pie) o que fomentan una mayor pérdida de equilibrio con el uso de superficies móviles/inestables. Incluso en este caso, se comienza sin pesos, y luego se aumenta gradualmente la carga de trabajo a medida que se va adquiriendo mayor destreza y confianza.

En los últimos años, la medicina ha ampliado sus conocimientos y ha reconocido cada vez más la importancia de estas estructuras en ambos sexos.

TE PUEDE INTERESAR  Actividad física en la naturaleza: senderismo

Es importante no desanimarse en las primeras sesiones en las que se realizan estos ejercicios, porque es un proceso que lleva más tiempo para dar resultados evidentes y estimulantes, a diferencia de los músculos que en cambio, mirándose al espejo, pueden ser ya diferentes después de sólo dos/tres entrenamientos. Para mayor seguridad, siempre es una buena idea realizar estos ejercicios cerca de estructuras que puedan proporcionar un rápido agarre o apoyo en caso de pérdida de equilibrio, para evitar caídas o traumas excesivamente peligrosos.

Herramientas útiles para mejorar el equilibrio

Algunos ejercicios se pueden hacer en casa, o incluso durante un viaje de trabajo, llevando consigo unas pocas herramientas, pequeñas y que ahorran espacio, pero muy útiles. A continuación se presentan algunas opciones a considerar si desea mejorar su equilibrio por su cuenta:

  • La pelota de la salud: La pelota de la salud es súper versátil y genial para trabajar en tu estabilidad. Puedes sentarte en él mientras ves la televisión o mientras trabajas en tu escritorio y tratas de mantener una postura adecuada. ¡Los que ya lo han probado saben que es más difícil de lo que parece!
  • Plataforma Bosu: Esta divertida herramienta es básicamente una pelota de ejercicio cortada por la mitad con un lado completamente plano. Para sacarle el máximo provecho, hay que colocar el lado plano hacia abajo y subir con los pies a la superficie redondeada. Desde esta posición se pueden hacer ejercicios como sentadillas y arremetidas, posiblemente incluso usando mancuernas para los que ya estaban más preparados, mientras se trabaja en el equilibrio.

Conclusiones

Si tiene problemas de equilibrio, relajarse en el sofá todo el día no mejorará su condición. La mejor solución para prevenir las caídas y otros accidentes relacionados con la movilidad es ponerse manos a la obra y tratar de realizar un par de ejercicios de equilibrio. La mayoría de estos ejercicios son bastante sencillos, pero si tiene problemas para realizarlos por su cuenta, quizás al principio, es mejor que alguien experimentado como un entrenador personal (que haya asistido a un curso reconocido de entrenador personal) le siga para que se puedan hacer mejoras más rápidamente y sobre todo para que pueda evitar riesgos para la salud de su cuerpo.

TE PUEDE INTERESAR  El condicionamiento metabólico y la actividad física

Deja un comentario